Paises


viernes, 31 de mayo de 2013

Viaje a India 2013 - Palacio de Jaipur

India - Palacio de Jaipur
Puerta de la Frontera
India - Palacio de Jaipur
Puerta de los pavos reales


En el siglo XVIII la ciudad de Amber había crecido hasta el punto de convertirse en un lugar incómodo para el maharajá, ya que el agua empezaba a escasear por un exceso de población. La corte se trasladó a un antiguo pabellón de caza, que se convertiría en la ciudad de Jaipur. 
La residencia real se ubicó en lo que sería el centro de la ciudad. A pesar de haber sido construido conforme a las recomendaciones tradicionales, sus posteriores ampliaciones han complicado el diseño original. El acceso se realiza actualmente a través de la llamada Puerta de la Frontera, colocada en el lado norte y erigida en el primer tercio del siglo XX.
El conjunto agrupa tanto los edificios con funciones públicas como la residencia privada del maharajá.

India - Palacio de Jaipur
Mubarak Mahal
El Mubarak Mahal, edificado en una combinación de estilos indio, musulmán y occidental, era originalmente un palacio para las recepciones, aunque actualmente se trata de un museo de trajes.

Divan-i-Khas o sala de audiencias privadas
India - Palacio de Jaipur
Divan-i-khas



El Divan-i-Khas, o sala de audiencias privadas, es un espacio hipóstilo construido en mármol y arenisca. Contiene dos grandes vasijas de plata de ley que un caprichoso maharajá ordeno fabricar para transportar agua del Ganges para beber en su viaje a Inglaterra.




Chandra Mahal
India - Palacio de Jaipur



El edificio principal del conjunto es el llamado Chandra Mahal, la residencia privada. Es un gran edificio de siete plantas, donde cada una de ellas tiene un nombre. La última planta era la zona reservada a las mujeres. Actualmente esta parte es la residencia de los descendientes de los antiguos gobernantes de Jaipur. Está cerrado a las visitas turísticas, y cuando los propietarios se encuentran en la ciudad, se despliegan una serie de banderas en la azotea.





Diwan-i-Aam
El Diwan-i-Aam es la sala del trono, donde está prohibido hacer fotos (por eso la mala calidad de la foto pirata).




martes, 28 de mayo de 2013

Viaje a India 2013 - Jaipur

India - Jaipur
Palacio de verano
Jaipur es llamada La Ciudad Roja por el color de la arenisca con que está construida. Fue comenzada a edificar en 1.727 según unos preceptos hindúes de arquitectura que recomendaban fragmentar el área en cuadrados, como un damero, para facilitar la distribución correcta del espacio entre las castas y los gremios. De este modo, la ciudad fue dividida en nueve padas (partes) por dos calles que se extendían de Este a Oeste y otras dos en sentido Norte-Sur. Las restantes calles se trazaron en ángulo recto respecto a estas. Este estilo urbanístico utilizado también por griegos y romanos (sistema hipodámico), aunque por distintos motivos, da una sensación de orden y salubridad (el viento se lleva mejor los malos olores en las calles rectas); pero no hay nada como darse un paseo por las calles de Jaipur para darse cuenta de que esto es solo apariencia en un papel...

video


¿Es un atasco?, ni mucho menos, ahí caben ocho motos más
Jaipur es ruidosa, sucia y caótica; pero no en el sentido en que los europeos estamos acostumbrados. En la India estos conceptos alcanzan una dimensión mucho más metafísica, por que hay más ruido, más suciedad y más caos del que podamos imaginar antes de oírlo, olerlo y verlo en persona. Los vehículos se supone que circulan por la izquierda, pero esto es solo una teoría; cualquier hueco por estrecho que sea, es susceptible de ser ocupado por cualquier vehículo a la carrera, independientemente de que aparezcan otros cuatro vehículos que hayan pensado lo mismo y también se hayan lanzado a una velocidad aleatoriamente acelerada... el caso es que al final, no sabes como, han pasado los cinco, tres carritos, dos tuc-tuc y una vaca por un espacio por el que tú habrías tenido que pasar de perfil. No me extraña que la India de tan buenos físicos, la teoría del caos la viven en la práctica a diario desde pequeños.

India - Jaipur

En la India puede verse una variedad de vehículos a la que no estamos acostumbrados. Por supuesto encontramos coches de procedencia coreana, bonitos y cuidados,  pero también los hay de fabricación india con los que sus dueños no tienen muchas contemplaciones; sus numerosas abolladuras demuestran que no todos sus intentos de adelantamiento se han visto coronados por el éxito o lo han hecho a duras penas; salvo que sea una moda tunear los coches a golpe de martillo.

India - Jaipur
Un tuc-tuc esperando clientes

También están los tuc-tuc, esos carritos motorizados de los que se ven a millares, y en los que cualquier conductor que se precie podrá embutir un regimiento de pasajeros aunque asomen piernas, brazos o cabezas por cualquiera de las puertas; miembros que tendrán que encoger sus propietarios si no los quieren perder en cualquier adelantamiento. Y es que en la India la Guardia Civil no existe. Cualquier guardia de circulación que puedas ver, si tienes suerte, estará más preocupado por su móvil y por llegar a casa entero que por rellenar un boletín de multas que no le duraría ni cinco minutos. Ni siquiera se si la India tiene código de circulación, lo considerarán como al alma, que algunos dicen que existe pero nadie la ha visto.

India - Jaipur
Los Rickshaw
Los rickshaw también se ven a millares; ya sea para transporte de personas o de mercancías. No solo son el sustento de sus conductores; por lo que he podido ver también es su casa y su cocina. En ellos duermen, adoptando posturas que a mi me dejarían con contracturas múltiples durante semanas, y en ellos comen. Sus conductores no parecen especialmente fuertes, e incluso se ven algunos que dudas que puedan desplazar su propio peso. Sin embargo, ponen en marcha el triciclo con la carga más pesada imaginable y procuran mantener la velocidad metiéndose por cualquier hueco para no perder la inercia.

India - Jaipur

En India también hay cientos de motos y bicicletas por metro cuadrado, lo que completa el desafío que supone andar por la calle o cruzar una sin que algo te atropelle. Por lo que he podido observar, los indios no cruzan corriendo, sino que lo hacen lentamente para convertirse en obstáculos móviles predecibles por los conductores, de modo que estos puedan soslayarlos. Por esta razón, los turistas europeos y americanos suponen un peligro, ya que los muy ingenuos suelen mirar hacia la derecha, que es por donde suponen que vendrán los vehículos, y saldrán corriendo para evitarlos, cuando la lógica es totalmente inversa, que los vehículos te eviten a ti porque pueden venir de cualquiera de los cuatro puntos cardinales.

India - Jaipur
Todo este caos se encuentra aderezado con el permanente sonido de los claxon, que parece un concurso por ver quien lo toca más seguido. Como hay muchos vehículos que no tienen retrovisores, supongo que es una manera de avisar que ¡ahí voy!.
Realmente estas reflexiones sobre el tráfico pueden aplicarse a cualquier ciudad de la India, pero como en Jaipur fue donde lo viví a pie de calle por primera vez, lo escribo aquí. Y es que pasear por alguna ciudad india es como meterse en un campo de asteroides donde no sabes por donde te va venir el siguiente pedrusco; aunque al menos estos pitan.

India - Jaipur

Otro tema inevitable y recurrente es el de las vacas en las ciudades. Antes de visitar la India pensaba que vería alguna de vez en cuando; que las fotos y documentales te mostraban excepciones curiosas de una tradición semiolvidada... no he visto más vacas ni en Suiza. Ves vacas por todas partes: en la acera, en la mediana, en los parques, en medio de la calle, en medio de la carretera, en las rotondas, etc. Parecen ser simplemente otro obstáculo a evitar; el problema es que este va dejando sus detritus por donde pasa, por lo que pasear por la calle supone también mirar hacia el suelo para evitar pisar lo que luego te costaría limpiar de los zapatos. Yo comprendo que respeten mucho a las vacas, y que consideren que las vacas son la madre de la India; pero ¿es que sería menos respetuoso estabularlas?. Además de un peligro para los conductores, son antihigiénicas. Un país con esa mentalidad es imposible que prospere, salvo que prosperar se considere simplemente ganar dinero. Cambiar esa mentalidad no debería ser tan difícil; al fin y al cabo si las vacas son las madres de los indios, también son las suegras...

India - Jaipur

En Jaipur hay aceras; estrechas y en parte invadidas por los artículos de las tiendas, pero las hay, que es mucho más de los que se puede decir de otras ciudades que he visitado.

India - Jaipur
Puesto de collares de flores

India - Jaipur
Vendedor de especias
En India también hay multitud de puestos ambulantes. Los hay de flores, en los que confeccionan collares llenos de colorido. Los hay de especias, con sus penetrantes olores.  Los hay de polvos de colores, que no sé para que se utilizan, salvo para la fiesta en la que se los lanzan unos a otros y puedes reirte cuando a alguien le entran en los ojos. Hay puestos de alimentos varios, que el turista procurará ni oler si quiere evitar una diarrea crónica. Hay peluquerías, donde te cortan el pelo mientras te llenas del polvo que levantan los coches y te atufas con la contaminación. En fin, cualquier cosa es susceptible de venderse siempre que se encuentre comprador. Solo me ha faltado ver algún dentista callejero, donde puedes escoger el diente que quieres que te pongan y que pertenecía a algún difunto que ya no lo necesita.

India - Jaipur
Vendedores de llaves y paraguas
India - Jaipur
El centro de Jaipur está protegido por una muralla en la que se abren siete puertas.


jueves, 23 de mayo de 2013

Viaje a India 2013 - Fortaleza de Amber

India - fuerte Amber
Fuerte Amber

Amber fue fundada en el siglo X en la encrucijada caravanera que unía Delhi con Rajastán, llegando a ser la capital de un poderoso estado. Su alianza con los reyes mogoles acabó dando una interesante síntesis de estilos arquitectónicos. En el siglo XVIII uno de estos reyes construyó la ciudad de Jaipur, y trasladó allí su capital. Con la llegada de los ingleses, el rajá de Jaipur se alíó con ellos, con lo que consiguió grandes privilegios.
La ciudad de Amber está fuertemente amurallada y dispuesta alrededor de un lago artificial donde hay una isla denominada el Jardín de Dalaram.


India - fuerte Amber
Subida a la fortaleza en elefante
La subida al fuerte suele hacerse a lomos de elefante, siempre que haya disponibilidad de ellos. A pesar del paso cansino que llevan, es increíble lo que puede llegar a menearse ese bicho. Para poder sacar fotos desde ellos sin que salgan movidas, hay que aprovechar el momento en que cambian de pie, que suele durar apenas un segundo.

India - Fuerte Amber
Puerta del León
Tras llegar a un gran patio donde te bajas del elefante, accedes al palacio a través de la Puerta del León. Puesto que el león era símbolo de fuerza, este nombre es muy común en los palacios indios, más que nada para impresionar al populacho. Su acceso mediante una gran escalera flanqueada por torretas de vigilancia era por motivos de seguridad y también un cierto simbolismo. El desplazamiento del "afortunado" que accedía a palacio, en sentido horizontal y vertical simultáneamente, le hacía transportarse a un ambiente "superior".

India - Fuerte Amber
Diwam-i-am
Atravesando la Puerta del León se llega a un patio donde se encuentra el llamado Diwam-i-am, un vestíbulo hipóstilo del siglo XVI destinado a las audiencias públicas.

India - Fuerte Amber
Puerta de Ganesh
India - Fuerte Amber




La puerta de Ganesh era la entrada a las dependencias privadas del palacio. Allí solo podían acceder contados personajes. Las mujeres del harén presenciaban los eventos que tenían lugar en la sala de audiencias públicas desde las celosías de las ventanas superiores, pasando así desapercibidas.








India - Fuerte Amber
Char bagh
India - Fuerte Amber
Char bagh






El char bagh o "cuatro jardines", era un jardín dividido en cuatro cuadrados a la manera tradicional, principalmente para recreo de las mujeres, que no podían salir de palacio. También refrescaba el ambiente durante las audiencias privadas.





India - Fuerte Amber
Sukha Nivas
El Sukha Nivas o "lugar del placer", eran los apartamentos privados del rajá. Disponían de un sistema de "aire acondicionado" consistente en finas cascadas de agua, procedente de depósitos ubicados en el techo, colocadas junto a ventanas por las que corría el aire.

India - Fuerte Amber
Diwan-i-kash
India - Fuerte Amber
Diwan-i-kash





El Diwan-i-kash o sala de audiencias privada está colocado al otro extremo del jardín Char bagh. Suntuosamente decorado con vidrio, espejos y piedras semipreciosas, fue construido durante el siglo XVII para impresionar a los embajadores de otras tierras.










India - Fuerte Amber
Jardín de Dalaram





En el palacio hay todo un laberinto de pasillos, dormitorios, almacenes, baños, cocinas...
Se dice que las paredes son brillantes como el cristal porque las recubrieron con una mezcla de polvo de diamante.









India - Fuerte Amber


martes, 21 de mayo de 2013

Viaje a India 2013 - Palacio de Samode

India, palacio de Samode
Fachada del palacio de Samode

Cerca de la aldea de Samode, a unos 42 kilómetros de Jaipur, se encuentra un edificio mandado edificar por los nobles de la corte de Amber. Originalmente fue construido en el siglo XVI como fortaleza, pero a principios del XIX pasó a convertirse en palacio en un estilo entre hindú y mogol. Aunque la estructura es de piedra arenisca, los interiores se decoraron con mármoles, paredes de mosaicos, pinturas murales, espejos...

India, palacio de Samode
Antigua sala de recepciones, actual comedor
India, palacio de Samode


En 1987, el palacio pasó a convertirse en un hotel de 43 habitaciones y todo tipo de lujos, lo que ha permitido una estupenda conservación.
Una de las habitaciones más espectaculares es la antigua sala de recepciones, donde puede disfrutarse la magnificencia de los palacios indios mientras se come, ya que se ha convertido en el restaurante.
Para poder visitarlo hay tres opciones: alojarse en el hotel, realizar una comida en el restaurante o pagar una entrada bastante asequible.





India, palacio de Samode

India, palacio de Samode






La estupenda conservación del palacio ha permitido que se haya utilizado para rodar algunas películas, como Pabellones Lejanos, basada en la novela homónima de M.M. Kaye.










India, palacio de Samode

Según cuenta una leyenda local, el palacio habría sido construido por el rey de Jaipur, que se lo habría regalado a uno de sus nobles. La razón de tan generoso regalo sería apartarlo de la corte, ya que el noble habría estado "tonteando" demasiado con la reina, pero era demasiado valioso como para ejecutarlo. Esto es sin duda un simple cuento, porque tal y como se las gastaban en aquella época, ningún maharajá habría tenido problema en hacer desaparecer a cualquier noble molesto con métodos más expeditivos.

India, palacio de Samode


viernes, 17 de mayo de 2013

Viaje a Turquía 2012 - Curiosidades

Turquía


Conduciendo por la zona de Sart, empezamos a ver motos con una especie de sidecar (por llamarlo de alguna manera), supongo que de fabricación artesanal. Lo más probable es que lo idease algún mecánico de taller, la idea tuviese éxito entre los lugareños y se extendiera (son suposiciones mías, ya que no pudimos preguntar). Por supuesto no tiene asiento ni nada, es una especie de remolque lateral. En esto transportan todo tipo de objetos, pero lo más gracioso es que a las señoras también las suben ahí, aunque no pillamos a ninguna de frente para verle la cara de terror.


Turquía



Esta de la derecha es una olla a presión que encontramos en un escaparate paseando por la ciudad de Milas, en el suroeste de Anatolia. Nos llamó mucho la atención por que tiene un sistema de cierre que no habíamos visto nunca.




Turquía

Turquía
Los escaparates de las pastelerías son una verdadera explosión de color; tanto que te hace dudar de sin los dulces serán radioactivos. Además los pasteles se ven lo suficientemente grandes y densos como para alimentar con uno de ellos a todos los niños de Turquía. Lo que es indiscutible es que es una buena manera de llamar la atención.



Turquía




La pizza turca. Deliciosa. Hay que reconocer que en Turquía se come bastante bien; al menos para los parámetros mediterráneos.






Turquía




Panales de abeja en un escaparate de Estambul.
No es algo que se vea comúnmente en mi ciudad.








Turquía, Mesir Macunu


Los caramelos de Manisa
Manisa es una ciudad al Oeste de Anatolia que la mayoría de los turistas europeos no habrán oído nombrar. Sus raíces se remontan, al menos, a la época clásica cuando se llamaba Magnesia, en la falda del monte Sipilo.
Sin embargo la historia que nos interesa ahora es muy posterior. Se remonta al año 1522, cuando todo el imperio bizantino ya se había convertido en otomano. La madre del famoso sultán Suleyman, la Valide Ayse Hafsa, se encontraba enferma. Un doctor, natural de Manisa, conocido como Merkez Efendi realizó una pasta con una mezcla de 41 diferentes tipos de hierbas y especias. La Valide estuvo tan contenta con el remedio, que encargó al médico fabricar una gran cantidad de caramelos con esta pasta para distribuirlos entre la población de una curiosa manera, tirándolos desde la cúpula de las mezquitas. Desde entonces, una vez al año, en la fiesta de Nevruz o Año Nuevo (hacia el 21 de marzo), se tiran estos caramelos desde la mezquita Sultan de esta ciudad como parte de una celebración tradicional.
Turquía, Mesir MacunuEstos caramelos se llaman Mesir Macunu (pronunciados algo así como misir machiní); y pueden encontrarse en muchas tiendas de Manisa, en cualquier época del año. Su sabor es bastante curioso por la cantidad de especias que tiene, y que suele variar entre un predominio de la canela o de la pimienta. Desde luego no son los típicos caramelos, pero están buenos; aunque a algunos puede no gustarles merece la pena probarlos. Eso sí, la resina que aglutina las especias es tremendamente pegajosa, hasta el punto de que más de uno ha perdido un empaste; hay que dejarla fundirse con el calor de la boca y chuparla más que masticarla.
Las especias que componen la receta de los caramelos son: canela, pimienta negra, pimienta de Jamaica, clavo, comino negro, semillas de mostaza, cilantro, jengibre, cúrcuma, coco, hinojo, vainilla, azafrán, comino, mirra, piel de limón, piel de naranja, semillas de cardo, semillas de lino, algarroba, ortiga, pimienta blanca, semillas de uva, romero, y otras de las que no se siquiera si hay traducción.